jueves, 24 de septiembre de 2015

El tránsito (y parque automotor) nuestro de cada día




Lima, 2015. La otrora Ciudad de los Reyes ahora parece llamarse la Ciudad de los Cláxones y la Congestión. Pues si no fuera suficiente lidiar con el incremento de la inseguridad en nuestras calles, soportar gestiones políticas rodeadas de la ineptitud y corruptela más grande de los últimos tiempos, también tenemos que ‘bancarnos’ el casi diario suplicio que significa subirnos a un medio de transporte público y ver como esos minutos que nos toma llegar a nuestro destino, parecieran convertirse en horas. Sin duda, estamos viviendo una crisis, no solo política, social, incluso también vial.

Algunos de los factores de este problema, es el crecimiento del parque automotor, una deficiente red vial, el crecimiento demográfico y urbano de las ciudades, normas antagónicas y difusas, la una autoridades dispersas que se ‘tiran la pelota’ al momento de asumir responsabilidad. También incide la informalidad de parte de los operadores en todos los servicios de transporte, ya sea taxi, transporte de carga, transporte urbano e interprovincial.
Actualmente, hay 35 mil vehículos de transporte público en Lima, y solo se necesita de 16 mil, según el director de la ONG ‘Luz Ambar’, Luis Quispe Candia.

RUTA MORTAL
El crecimiento del parque automotor y falta de cultura vial trae –desde luego- consecuencias nefastas. En el Perú, al día mueren 10 personas y cada 10 minutos una persona resulta herida a consecuencia de un accidente de tránsito, según la Asociación Cruzada Vial.

Hemos llegado a un punto en que como si no fuera suficiente lidiar con la inseguridad que impera nuestras calles, también debamos pensar dos veces a la hora de abordar estos vehículos, donde, a pesar del endurecimiento de las sanciones e infracciones, sus choferes y cobradores poco o nada les importa la integridad de sus pasajeros.


El ranking de distritos con mayor número de accidentes de tránsito fatales lo lideran Comas (35), Puente Piedra (33), Ate (31), Lurín (30) y Surco (28). 

GOLPE DE TIMÓN
Por ahora, la reforma del transporte va a un ritmo lento, pero camina al fin y al cabo. Como ciudadanos esperamos que esta situación mejore de forma sustancial, de manera que el día a día no se vuelta tan frustrante y desesperante ya sea para dirigirnos a nuestro centro de labores o de estudios. Es por eso que las autoridades competentes den un ‘golpe de timón’ y nos lleven a un mejor camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada